una experiencia local

"La Negrita", una de las cantinas más antiguas de la ciudad,  fue restaurada procurando respetar su espíritu sencillo y populachero de antaño, por lo cual no solo se rescató la estructura y el mobiliario originales, sino una cocina sencilla y tragos al alcance de todos bolsillos. En este bar también es posible disfrutar de música caribeña en vivo.

Reseñado en: